Inicio
Contenido
¡Ay qué vida!
Sin comentarios
Vale


                              Página en construcción

Llegué a estar, a sentirme bastante desesperado en mi errático deambular  por unas páginas a las que no encontraba sentido alguno llevándome y trayéndome a pdefes  — ¿cuál será el plural de pdf?, se lo pregunto a Google y me remite a algún pdf que me facilita el plural de distintas palabras, pero no del suyo — que siempre parecían estar hablando de algo que yo, siempre también, encontraba empezado y, a mí mismo, incapaz de localizar un principio y sin pista ni indicio ninguno para, tirando de algún hilo, poderlo rastrear.

Pulsar aquí si se quiere ver ampliado y con detalles y, si no se quiere (que no hay por qué querer), pasar directamente a la siguiente página y continuar como si no hubiese pasado nada.

Decidí conservarlo — quien eligiese no pulsar en el párrafo anterior que pulse ahora, si es que le apetece saber de qué estoy hablando; y si no le apetece pues que siga sin pulsar — aunque, me doy cuenta, no estaba teniendo mucho sentido el conservarlo ni lo tiene, ahora mismo (me refiero al momento en el que tecleo, cuando las palabras van surgiendo sobre un espacio en blanco que si alguien lo lee será porque haya dejado de estar en blanco) el explicar qué decidí ni porqué cuando es muy posible, además, que quien en este momento esté aquí (entendiendo, ahora sí, “este momento aquí” como el instante exacto, en horas y minutos y segundos, y esta página, es decir exactamente esta que se está leyendo) haya pulsado antes que nada (y antes que yo, que ya digo que no me animé a pulsar en aquel primer momento) en Página en construcción y sacado, por tanto, o bien sus propias conclusiones o, de su propia imaginación o entendimiento, una forma de hacer muy diferente a la mía.